Buscar
  • Carolina Curbelo

Arroz con verduras y pollo aromatizado con jengibre


Bueno, después de pasar las fiestas en las cuales me he tomado unas merecidas vacaciones, toca volver a las rutinas de trabajo y a los horarios con comidas entre el centro y casa. Y como digo siempre, la organización es una de las herramientas que más nos puede ayudar a la hora de llevar una alimentación saludable. Por ello, traigo una receta en la cual he probado condimentos nuevos como el jengibre.

No lo voy a tachar de un super alimento porque considero que no hay un único super alimento, si no que es la unión de muchos alimentos saludables. Ya que desde que desplazamos el consumo de determinados productos, por solo consumir uno que está catalogado como super producto o alimento, dejamos de recibir la variedad de nutrientes que podemos obtener de todo un grupo de buenos alimentos.

Una vez explicado, sí me gustaría que lo conocieran un poquito más, tiene un aroma pronunciado y fresco, con un sabor algo picante que llega a ser más pronunciado en seco que fresco. Es una muy buena fuente de potasio, vitamina C, magnesio, cobre y manganeso.

La medicina tradicional china utiliza con frecuencia el jengibre por las propiedades que se le atribuyen como son, el ser buen estimulante gastrointestinal,  expectorante y antiinflamatorio.

Por lo que es una buena opción si te gusta para añadirlo en nuestras preparaciones.

Pero bueno, vamos al lío. Aquí os dejo la receta. A mi me ha dado para varias raciones ya que me gusta aprovechar y dejar comida para dos días.

Ingredientes:

  • Una cebolla morada

  • Un puerro

  • Dos zanahorias

  • Medio calabacín grande

  • Un vaso mediano de arroz

  • Sal

  • Pimienta negra

  • Jengibre

  • Cúrcuma

  • Tres Muslitos de pollo deshuesados

Elaboración:

Primero se pica en cuadraditos la cebolla, el puerro, las zanahorias y el calabacín, reservando este último.

El segundo paso es añadir un chorrito de aove en el caldero, cuando esté caliente añadimos las verduras y las dejas cocinando a fuego medio hasta que la cebolla se vuelva transparente. Mientras, troceas el pollo, que yo utilicé muslos deshuesados ya que son menos secos que la pechuga y cuando los tengas los añades al caldero y remueves todo para que se integren los sabores.

A continuación añades el calabacín que reservamos al principio y añadimos la sal, una cucharadita de jengibre, una cucharadita de cúrcuma y pimienta negra al gusto.  Seguidamente añades el vaso de arroz y lo remueves todo bien hasta que quede bien mezclado todo. Le añades dos vasos de agua y le subes el fuego hasta que rompa a hervir que será cuando lo bajes a fuego medio unos 15 minutos hasta que el arroz quede en su punto.

Como puedes comprobar es una receta de fácil preparación y relativamente rápida. Te animo a prepararla y a dejarme tus comentarios.

25 vistas
Contacto